Tus “Likes” no me sirven, gracias.

Las redes sociales, la exposición, sus famosos “Me gusta“, y el significado que cada uno quiere atribuirles; ¿de que nos sirven?, ¿nos están apoyando?, ¿están valorando nuestro trabajo?, ¿significa que caemos bien?, ¿podemos intercambiar los “Likes” por tickets de descuento?

No pretendo hacer una investigación psicosociológica del significado de estas acciones, y su influencia en la cultura pos-millennials; lo que pretendo con esta entrada, es una mirada desde el punto de las redes en las que formamos parte y como ayudan -o perjudican- al momento de intercambiar conocimiento y como somos valorados por nuestra comunidad o grupo.

La inspiración para retomar mi blog y escribir este post, vino de Daniel Cotillas Ruiz, un activista por el código abierto, cultura libre y ethical hacking… Una breve conversación con el, resultado de una iniciativa para la creación de una web que concentre las noticias tecnológicas en Bolivia, me permitió conocer un poco sobre su forma de pensar, y que significa hacer comunidad.

Recordando una conversación telefónica con un colega de Argentina, muy involucrado en emprendimientos digitales, aproveche la llamada para felicitarlo, ya que estuve viendo -por su perfil en redes sociales- que le fue muy bien con su app para restaurantes. Pude ver que estuvo haciendo promoción en Asia, conoció kong-kong, mencionaron su proyecto en revistas reconocidas…

‘”No creas todo lo que ves en las redes sociales, nadie publica lo mal que le va, muestran solo lo que queremos que los demás vean de nosotros”

Ok.. ok, pero yo me esperaba un “ha si gracias”, no esa respuesta. :/

Y si, mostramos sólo lo que queremos que vean los demás y como queremos que nos vean, recuerdan el video What’s on your mind?

Sin embargo, no voy a divagar con toda la psicología detrás del selfie de la adolescente con escasa ropa, que lo publica acompañado de un versículo de la Biblia, no. Discutamos sobre otro aspecto de los “Likes”.

Que pasa con los amigos, la comunidad donde buscamos apoyo, buscamos una crítica, buscamos que les importe lo que estamos haciendo, para que puedan valorar nuestro trabajo, nuestro esfuerzo; puedan aportar, comentar y discutir sobre los caminos que tomamos, ¿no es cierto que el internet nos acerca?, ¿Es así? Veamos:

Post:
“Estoy empezando un emprendimiento donde voy a sembrar y comercializar esponjas marinas”

44 Likes.

18 Comentarios:

“Felicidades”, “Que capo!”, “Siempre fue muy inteligente mi sobrino”, “Seguro te ira muy bien”, “Algunos nacen para triunfar.. tu eres uno de ellos”…

No importa si es una publicación de tu perfil, o en algún grupo de Facebook, como podría ser: “Emprendedores digitales”, “Empresarios en acción”, “En busca de tus sueños”… o cualquier otro similar. Obtendremos este tipo de reacciones, algunos likes acompañados de comentarios motivacionales, … Ok, ok, quizás algún “troll”, puede aparecer con un: “Si Bolivia no tiene mar, que bolu..”

Que obtenemos con todo esto, ¿visibilidad? que un grupo de personas se den por enteradas, ¿que más?

Si formo parte de la comunidad “Emprendedores Unidos” (por nombrar una), lo que esperaría es un apoyo de esta red, digo, un apoyo real: Una crítica, consultas, que te ofrezcan una mano, si alguno de ellos tuvo una experiencia similar, pueda contactarte y compartirte su experiencia, de manera que no cometas sus mismos errores. No pido que se peleen por ser tus socios e invertir una millonada en tu proyecto; quizás sea suficiente que muestren que por lo menos: “les importa”.

Pero no, confórmate con el “Like”, no viste??, les gusta; punto. Ese conocido que no veías desde la secundaria, que si no fuera por el Facebook, no te acordarías ni de su cara le coloco: “Me encanta”; ese empresario peruano que forma parte del grupo, te escribió :”adelante pana!”.  Sin embargo, si por casualidades de la vida, una de las personas que coloco ese “Like” termine siendo un cliente potencial, lo visites, le ofrezcas tu producto y te responda: “Muy buen producto (like), pero no me interesa comprarlo”.

– Tu “Like” no me sirve, gracias.

 

Artículos relacionados:

1 Comments

  1. Daniel Cotillas Ruiz

    Sencillo, conciso y directo. Me alegra no sabes cuánto el haber podido inspirarte aunque mínimamente a retomar el blog. Yo igual ando escribiendo un post sobre la charla del otro día. Ahí te paso. Un abrazo.

  2. Pingback: Necesito que me critiquen, por favor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *