Bienvenidos a la generación WhatsApp

WhatsApp

Vivimos la era de la supuesta comunicación instantánea, no hay que esperar, simplemente mandas un mensaje por WhatsApp, observas si salió, si llego a destinatario y por último si fue leído; listo, el sujeto puede darse por notificado.

El lujo de nuestro tiempo es estar desconectado, me refiero a que debes ser alguien muy importante y con mucho poder para no contestar tu WhatsApp, no darle bola a los mensajes por el tiempo que quieras, ya que, la persona que recibió los 2 “checks” indicándole que leíste su mensaje esta esperando que hagas algo, que respondas!!… Que actitud mas petulante y mal educada dejar a alguien “en visto”.

A finales de los 80s, cuando era un adolescente que ayudaba en la empresa consultora de mi padre, la comunicación era muy diferente: Llamaban al teléfono fijo, si no estaba presenta la persona que buscaban, yo tomaba el recado, lo anotaba en un papel, para ser comunicado a su regreso, de manera que se pueda devolver la llamada.

O sea, podías salir a una reunión tranquilo, tomarte el tiempo que sea necesario, todos los que te estaban buscando, dejaran el recado, simple. Podías concentrarte en una sola cosa, el mundo exterior: novia, esposa, cliente, proveedor, socio, .. tenían que esperar, el tiempo que toma que te des por enterado, y respondas.

Ahora tenemos forzosamente que ser multitarea, estamos atentos a los mensajes en todo momento, para eso llegaron los famosos “wearables”, ¿verdad? Para que desde el reloj, el audífono, los lentes de realidad aumentada y todo tipo de artilugio sea usado para poder rastrearnos, ubicarnos y exigirnos una respuesta inmediata a nuestra comunicación.

Aplicaciones como WhatsApp y FB Messenger son de lejos las aplicaciones mas descargadas este año, su crecimiento es avasallador comparado con aplicaciones, para leer un e-mail por ejemplo.

El E-mail ya quedo obsoleto

Me comentaba un amigo sobre una campaña de mailing que realizó entre los clientes de su gimnasio (la red de gimnasios mas grande de Bolivia). Donde enviando correos a las casillas que sus mismos clientes le proporcionaron, no llego a un índice de lectura ni del 30%.

Pasa que los Milenians, la generación X y todos las nuevas camadas de nativos digitales ya no esperan que te comuniques con ellos por un e-mail, tienes que mandarles un WhatsApp.

Las empresas lo saben, y quieren estar “in”.

Disfrutando una tarde de esparcimiento con mi hija,  pasamos por un restaurante de comida rápida, donde llego a ver un anuncio pegado a la pared: Linea de atención al cliente con un numero de WhatsApp.

El problema es que esta plataforma no ha sido pensado para uso empresarial, esta asociado a un numero telefónico privado, generalmente mezclado con todos los demás grupos y contactos personales; sólo puede ser administrado por una persona, no tiene herramientas de reportes y estadísticas, etc. etc. etc.

WhatsApp nos guste o no, es la tendencia en estos días y tenemos que acostumbrarnos y adecuarnos a ello.

Artículos relacionados:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *