Brillantes cerebros bolivianos dedicados a resolver problemas que no son los nuestros

Outsourcing software Bolivia

La floreciente industria del software en Bolivia, es noticia que llama la atención de los medios. Empresas que crecen rápidamente, compitiendo entre ellas por atraer a los jóvenes talentos en desarrollo y control de calidad.

Tenemos la suerte de tenerlos aquí, con nosotros, seguro están inventando maneras creativas para resolver problemas usando la tecnología, ¿o no es así?

Si, es eso precisamente lo que hacen, pero al servicio de empresas, de emprendedores, de organizaciones del otro lado del mundo. Es que están aquí, pero es como si no estuvieran aquí.

El pasado martes se publicó una nota en el diario El Deber: “Más de 80 empresas desarrollan software para las multinacionales”, donde se hace un repaso de las principales empresas de desarrollo en Cochabamba, y con especial énfasis en la más grande: Jalasoft.

Para el desarrollo de esta nota fui invitado a participar, como exponente de las pymes, comentando mi experiencia con mi pasado emprendimiento: Island of the Moon, dedicada al desarrollo de videojuegos. En dicha entrevista comente una preocupación, el tema de este post; sin embargo no se vio reflejado en la publicación final.

¿Que es lo que hacen día a día estos miles de ingenieros en las empresas de software que menciona la nota?

En general: Desarrollan código, hacen control de calidad para aplicaciones de software, encargadas por clientes del “primer mundo”, en su gran mayoría están involucrados en la actividad que se denomina: Tercialización de servicios de desarrollo y control de calidad. Repartidos en empresas de todo tamaño; además de los programadores independientes que desde sus casas realizan un trabajo similar.

Regresando a la nota del diario El Deber, el presidente del grupo Jala comenta:

“Es como decir que el motor lo terminan de armar en el exterior, pero nosotros hicimos el carburador”

Es un buen ejemplo, pero lo que se olvidó mencionar es que el auto es diseñado con ideas patentadas en sus países de origen, los beneficios económicos de la creación se quedaran con sus inventores, el auto responde a necesidades de “sus” mercados, no del nuestro.

No pretendo mandar a crucificar este modelo de negocio, genera empleos que ofrecen una buena calidad de vida, intercambian experiencias con ingenieros de todo el mundo, viajan a los países de sus clientes, obtienen capacitación constantemente. Son oportunidades que, cuando empecé en la industria IT a mediados de los 90s, no existían.

Mi persona, y la última empresa que forme, realizamos trabajos bajo ese modelo, ya que puede ser altamente rentable. En tema de videojuegos aportamos con creaciones propias. Así como la fundación Jala, lanzó una aplicación (Silas) que resuelve problemas de índole tributario, mediante un software de distribución gratuita; estas iniciativas, sin embargo, son la excepción, no la regla.

¿Y como andamos en casa?

Personalmente tuve la oportunidad de ver el problema de pequeños empresarios bolivianos que no encuentran soluciones de software o programadores locales que desarrollen soluciones a problemas específicos.

También conocí a creadores de soluciones contables y financieras, que ya no les queda tiempo ni para dormir, por la cantidad de clientes y sus demandas; admiten que tienen escasa o nula competencia.

En una conversación con un amigo, gerente de FUNDES para Bolivia, ingeniero industrial y emprendedor de corazón. En medio de una frustración al no encontrar gente para que desarrolle sus proyectos, me comentaba bromeando:

“Si hubiera sabido lo cotizados que están ustedes, hubiera estudiado ingeniería de sistemas”.

En el caso de un FreeLancer: ¿Creen que un programador experimentado, va a dejar a su cliente de Estados Unidos que le paga el doble (o más), no le pide factura, y trabaja cómodo desde su casa, por una oportunidad local?, no… ni loco!

No es por caer en sentimentalismos patrióticos cursis. Simplemente por que vivo aquí, mis hijas crecen aquí, …es la razón que uno de mis nuevos proyectos busca ofrecer una solución a problemas que “son de aquí.”

Artículos relacionados:

3 Comments

  1. Mario Duran

    interesante punto de vista. Se debe considerar dar mejores condiciones de trabajo a esos freelancer que trabajan con el exterior, tanto en acceso a internet de calidad y acceso a sistemas de pago.

    1. Carlos Olivera

      Mario, ten en cuenta, que los programadores si no están trabajando como freelances, lo hacen para empresas que hacen outsourcing de software que para efectos del post, viene a ser lo mismo.

      Las condiciones deben darse para que los contratos en Bolivia sean de alguna forma mas atractivos que los del exterior.

  2. Luis Salazar

    Carlos, Que gran verdad, los bolivianos debemos estar orgullosos de nuestro potencial, en Cocha dicen que ahora exportamos conocimiento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *